The Web RaulParraServa.com
connect with Raul Parra on Facebook Follow Raul Parra on Twitter Link In with Raul Parra Serva Follow me on youtube

Raúl Parra Serva

Regresar
Caracas, sábado 22 de mayo, 1999

Opiníon

Volatilidad y Constituyente

RAUL PARRA-SERVA

Se habrá perdido, irremediablemente, el tiempo para el país, si la Asamblea Nacional Constituyente pasa por alto características de nuestra economía, que son de necesaria y de objetiva observación, en la concepción de la letra y el espíritu de la nueva carta magna, en lo que sustantivamente debe ser la normativa institucional, que apoye el fortalecimiento y el carácter permanente del crecimiento económico, sin altibajos y con una baja tasa de inflación.

La economía venezolana es procíclica, afectada por shocks externos, cuya consecuencia directa son los efectos perversos que la volatilidad en los precios del petróleo puede introducir en ella.

El gasto público es procíclico, dado que la política fiscal transmite esos shocks al resto de la economía, de allí la persistencia de inestabilidad y la recurrencia de déficit de magnitudes significativas en las finanzas públicas. La bonanza petrolera incrementa la oferta de divisas que, convertidas en bolívares, estimulan la demanda agregada a través del gasto público y, naturalmente, se incentiva el nivel de actividad económica, pero ejerciendo fuertes presiones sobre el índice de precios. Cuando concluye la bonanza petrolera, y como consecuencia de una caída de la demanda agregada y del rezago en la recuperación de los bienes transables afectados por la apreciación del tipo de cambio y los síntomas de la 'enfermedad holandesa', la actividad económica se contrae generándose efectos perversos sobre el ingreso real y el empleo. El sector público sólo ha registrado equilibrios o ligeros superávit fiscales en las épocas de fuertes aumentos en los precios del petróleo.

Los shocks externos y los desequilibrios económicos internos han hecho insostenible varios esquemas de políticas económicas exigiendo grandes cambios institucionales. Cabe destacar la derogación del tipo de cambio fijo y la implantación de un régimen de cambio múltiple en 1983, el cual fue eliminado en 1989, adoptándose en su lugar un régimen de cambio flexible. Posteriormente, a raíz de la crisis financiera de 1994, se impuso un control de cambio que fue levantado finalmente para el año 1996, estableciéndose, hasta la fecha un sistema de bandas cambiarias.

La visión de la Constituyente debe contener la idea de disponer constitucionalmente la base jurídica que permita y no imponga restricciones en la política económica, para establecer metas fiscales precautorias, adoptar normas e instituciones presupuestarias, institucionalizar normas contingentes para el manejo de shocks; el fondo de estabilización constituye la norma por excelencia, adoptar medidas para asegurar la sostenibilidad fiscal; adoptar estrategias adecuadas de administración de la deuda, adaptación de las políticas monetarias y cambiarias, el diseño de un sistema financiero 'resistente a los shocks', la adaptación de las políticas laborales con el fin de promover la eficiencia y compartir equitativamente los riesgos.

Otros shocks pueden ser internos, como una drástica variación del marco reglamentario debido a oscilaciones políticas dirigidas a fracturar el hilo constitucional (intentos golpistas del año 92), el discurso político de la contrarreforma, la reacción ante la modificación del entorno externo, y/o la pretensión de confiscar la Asamblea Constituyente.

raul.parra7@cantv.net
Web Design and Development by Elite Group Developments
Part of De Oña Group. Copyright 2011. All Rights Reserved.